TECTONICA DE PLACAS

external image despangea.gif



VIDEOS:






DIAPOSITIVAS:​





DOCUMENTOS:

ANIMACIONES:




LA TEORIA DE WEGENER DERIVA CONTINENTAL

En 1620, el filósofo inglés Francis Bacon se fijó en la similitud que presentan las formas de la costa occidental de África y oriental de Sudamérica, aunque no sugirió que los dos continentes hubiesen estado unidos antes. La propuesta de que los continentes podrían moverse la hizo por primera vez en 1858 Antonio Snider, un estadounidense que vivía en París. En 1915 el meteorólogo alemán Alfred Wegener publicó el libro "El origen de los continentes y océanos", donde desarrollaba esta teoria, por lo que se le suele considerar como autor de la teoría de la deriva continental.

Según esta teoría, los continentes de la Tierra habían estado unidos en algún momento en un único ‘supercontinente’ al que llamó Pangea. Más tarde Pangea se había escindido en fragmentos que fueran alejándose lentamente de sus posiciones de partida hasta alcanzar las que ahora ocupan. Al principio, pocos le creyeron.

una de las principales objeciones a la teoria de Wegener y que proboco que sus ideas fueran rechazadas en un principio fue su incapacidad para de identificar un mecanismo capaz de mover los continentes a través del planeta. wegener sugirio dos mecanismos uno de ellos era la fuerza gravitacional que la luna y el sol ejercen sobre la tierra y probocan las mareas. Wegener argumentaba que las fuerzas mareales afectarían principalmente la capa más externa de la tierra, que se deslizaría como fragmentos continentales separados sobre el interior, pero se demostro que las fuerzas mareales de esta magnitud necesaria para probocar el movimiento de los continentes acabaria por frenar la rotacion de la tierra en pocos años, Wegener sugirio tambien equivocadamente que los pesados continentes se habrian paso por la corteza oceanica de manera muy parecida a como los rompehielos atraviesan el hielo.

Lo que volvió aceptable esta idea fue un fenómeno llamado paleomagnetismo. Muchas rocas adquieren en el momento de formarse una carga magnética cuya orientación coincide con la que tenía el campo magnético terrestre en el momento de su formación. A finales de la década de 1950 se logró medir este magnetismo antiguo y muy débil (paleomagnetismo) con instrumentos muy sensibles; el análisis de estas mediciones permitió determinar dónde se encontraban los continentes cuando se formaron las rocas. Se demostró así que todos habían estado unidos en algún momento.

Por otra parte, desconcierta el hecho de que algunas especies botánicas y animales se encuentren en varios continentes. Es impensable que estas especies puedan ir de un continente a otro a través de los océanos, pero sí podían haberse dispersado fácilmente en el momento en que todas las tierras estaban unidas. Además, en el oeste de África y el este de Sudamérica se encuentran formaciones rocosas del mismo tipo y edad.
Lo que ha ocurrido, por lo menos, una vez, puede volver a ocurrir. Y ocurrirá. El movimiento de las placas que forman la corteza terrestre deslizandose sobre una capa viscosa, sometida a fuertes tensiones, no puede detenerse.

¿Por qué no lo notamos? Bueno, es un movimiento muy lento, o nuestra visión muy rápida. Pero la deriva de los continentes es imparable, como lo es la salida al exterior de nuevos materiales en las dorsales oceànicas y el hundimiento en las zonas de subducción.

Recordemos que los continentes no son más que las tierras emergidas de algunas placas y, de buen seguro, en el futuro cambiarán de forma y posición muchas veces, como lo hicieron en el pasado.

PANGEA

Antes de la deriva de Pangea se sabe que hubo periodos de deriva anteriores. Pangea sólo había durado unos pocos cientos de millones de años y se había formado inicialmente a partir de la unión de un conjunto de masas de tierra distintas de los continentes actuales, que eran a su vez fragmentos de otro supercontinente. Por lo que parece, la rotura, dispersión y reunión de supercontinentes es un proceso continuo
.
external image pangea-continental-drift.gif


De hecho, no son los continentes, sino el propio fondo oceánico el que se mueve y arrastra de este modo los continentes. El proceso continúa, y los continentes siguen su deriva, por lo general a razón de unos pocos centímetros al año. Por tanto, su actual disposición no es permanente.

El océano Atlántico se está ensanchando a medida que África y América se separan; en cambio, el océano Pacífico se está empequeñeciendo. También el mar Mediterráneo se estrecha, y terminará por desaparecer, pues África avanza hacia el norte, al encuentro de Europa.

Cuando Pangea se escindió en Gondwana y Laurasia, la India formaba parte de Gondwana. Más tarde se rompió y se desplazó rápidamente hacia el norte a la velocidad inusualmente elevada de 17 cm anuales, hasta chocar con Asia e unirse a este continente. La presión de la India contra Asia provocó el plegamiento de la corteza y la formación de la cordillera del Himalaya, fenómeno que aún prosigue.

Se cree que la unión o sutura de masas de tierra continuará repitiéndose una y otra vez en el futuro y que todos los continentes volverán a reunirse de nuevo en un supercontinente.

PRUEBA FISICA DE LA DERIVA CONTINENTAL

La primera evidencia, de hecho lo primero que sugirió el movimiento de los continentes, es la visible coincidencia de los perfiles costeros entre si. Las costa de Sudamérica y la occidental de África tienen una forma tan parecida que parece incluso obvio que encajaron algún día como las piezas de un rompecabezas. Los demás continentes se pueden ensamblar de modo similar, aunque la coincidencia no es tan palmaria; África, la india, la Antártida y Australia también casan entre si. Son los bordes de las plataformas continentales y no las costas en si los que presentan esa precisa concordancia.

external image 20070417klpcnatun_18.Ees.SCO.png
external image 20070417klpcnatun_19_Ees_SCO.png


Si los continentes se juntaran como en Pangea, se podría ver que algunos aspectos físicos se continúan. Montañas que se formaron hace 400 millones de años y están hoy en el sureste de Canadá y este de Groenlandia, se continuarían en las de esa misma edad existentes hoy en Escocia y noruega, si Norteamérica y Europa estuviesen juntas. Cordilleras brasileñas se continuarían en las de Nigeria si pusiésemos juntas Sudamérica y África.

Los antiguos climas son también buenos testigos de la deriva continental. El norte de Europa tuvo una fase desértica hace unos 400 millones de años, seguida de otra selvática tropical hace 300 y después otra fase desértica hace 200 millones de años. Esto concuerda con un apartamiento del norte de Europa respecto de la zona climática meridional de la tierra, pasando por el bosque ecuatorial y el cinturón desértico del norte.

Hace unos 280 millones de años una era glaciar se aferro al hemisferio sur. Lo demuestran depósitos formados por el hielo y marcas de glaciar de aquella época, halamos es Sudamérica, África del sur, Australia y significativamente en la india, que esta hoy en el hemisferio norte. Si se volvieran a unirse los continentes y se analizaran las direcciones del movimiento del hielo, apuntarían a un casquete helado con su centro en la Antártida.

PRUEBA BIOLOGICA

En todos los continentes meridionales se han hallado fòsiles de identicos animales y plantas en rocas que datan de hace unos 250 millones de años. se trata de organismos que no pudieron haberse desarrollado independientemente en continentes separados. el mesosauro fue un reptil de agua dulce, como un cocodrilo pequeño, del que se han hallado restos tanto en Sudamérica como en África del sur. El listrosauro era como un hipopótamo reptil del que se han allado restos en la india, África y la Antártida. La glossopteris, una pteridofita, es una planta contemporánea típica de esos animales de se han de la que se han hallado restos en Sudamérica, África, la India y Australia.

external image pruebas_deriva_continental_fosiles_pitbox_blog.jpg


Se han halldo pruebas, biologicas similares en el hemisferio norte, donde los dinosaurios de Europa, hace 150 millones de años, eran similares a los de Norteamerica.

Los mamíferos que evolucionaron en distintas partes de mundo en los ultimos 65 millones de años dan pruebas tambien de los movimientos continentales. Hasta hace unos 10 millones de de años los mamíferos dominantes de Sudamerica fueron los marsupiales, similares a los de la Australia actual, lo que sugiere que tienen un origen en un solo continente meridional. Después, la mayoria de los marsupiales sudamericanosn se extinguieron por la influencia brusca de mamiferos placentados mas evolucionados llegados de Norteamérica, lo que sugiere que Norteamérica y Sudamérica se unieron hace unos 10 millones de años. La India era otro continente aislado, desgajado de la masa continental del sur, hasta que colisionó con Asia hace unos 50 millones de años.

PRUEBA MAGNÉTICA

la posicion de los polos magnéticos de la Tierra cambia a lo largo de periodos prolongados. Se averigua su situación en cualquier período geológico viendo cómo se han magnetizado las partículas de rocas formadas en el mismo. Al formarse las rocas, sus partículas magnéticas se disponen de acuerdo con el campo magnético de la Tierra en la época dada, y quedan fijas el solidificarse la roca. se trata del llamado magnétismo remanente, y se ha estudiado activamente desde los años sesenta. se ha visto que el magnétismo remanente de los diferentes períodos por los que ha pasado cada continente señala un mismo polo norte solo si se tiene en cuenta el movimiento experimentado entre unos y otros continentes.


TEORIA DE LA EXPANSION DEL FONDO OCEANICO

La teoría de expansión del piso oceánico fue propuesta hacia la mitad del siglo XX, posterior a la de Wegener. Está sustentada en observaciones geológicas y geofísicas que indican que las cordilleras meso-oceánicas funcionan como centros donde se genera nuevo piso oceánico conforme los continentes se alejan entre sí.

En el movimiento relativo entre placas, puede producirse un acercamiento o alejamiento. Cuando dos placas se separan, algo tiene que surgir para rellenar al hueco dejado por la separación de las mismas. El adelgazamiento debido a la extensión, hace ascender las isotermas del manto permitiendo que el material que era estable a temperaturas y presiones propias de profundidades de más de 100 Km, lo sea a profundidades de 50 Km o menos.

Mientras que las dos caras de la montaña se mueven lejos una de otra, el magma mana desde el interior de la Tierra. Entonces se solidifica y se convierte en roca enfriada rapidamente por el mar, creando nuevo suelo marino. En el centro de las dorsales oceánicas, continuamente se separa la corteza oceánica a ambos lados y permite el constante fluir de magma nuevo, renovandose el fondo oceánico.


EXPANSION DEL FONDO OCEANICO
EXPANSION DEL FONDO OCEANICO

La interpretación de las dorsales oceánicas como fenómenos pasivos ayuda a explicar un número de características enigmáticas, como cambios de anomalías magnéticas y gravitatorias y el conjunto de fracturas que desplazan los ejes de las dorsales, a veces en cientos de Km.

Aunque la Tierra es grande, su superficie no es lo suficientemente grande para acomodar toda la corteza oceánica generada en los últimos 4600 Ma, lo que hace que la litosfera oceánica deba consumirse tan deprisa como se crea. Las capas se funden en un proceso de fusión, en las zonas de subduccion.


A partir de el estudio de los fondos océanicos es conocido recientemente, que la cadena montañosa mas grande de la Tierra no son los Andes en Suramérica, o el Himalaya en Asia,sino una cordillera submarina de 80,000 km de largo, que se encuentra bajo la mitad del Océano Atlántico , que emerge en Islandia, rodea África, pasa a través del océano índico, entre Australia y la Antártida, y regresa al norte a través del Océano Pacífic
external image 2008_age_of_oceans_n1024.jpg


ANOMALIAS MAGNETICAS DEL FONDO OCEANICO


En 1906 Bernard Brunhes estableció sin lugar a dudas que en el campo magnético de la Tierra se habían producido inversiones magnéticas. Estas reversiones del campo, producidas por la inestabilidad de la dinamo, se cree que han tenido lugar muchas veces en la historia de la Tierra. Las inversiones del campo magnético aparecen de forma bastante irregular con periodos de 1 a 10 millones de años. El tiempo que tarda en producirse una inversión es corto, del orden de unos 10.000 años. En la tabla siguiente se dan los episodios con polaridad normal durante los últimos 4,5 millones de años. El tiempo se mide en millones de años.

Época
Periodo
Episodio
Periodo
Brunhes
0,690-0,000


Matuyama
2,430-0,690
Jaramillo
0,930-0,870
Gilsa
1,630-1,610
Olduvai
1,850-1,680
Reunión
2,130-2,110
Gauss
3,320-2,430
Kaena

Mammoth
Gilbert
4,500-3,320
Cochiti
3,920-3,700
Nuniva
4,250-4,050
Recientemente Gary Gletzmeier del Laboratorio de Loa Alamos y Paul Roberts de U. California en Los Ángeles han realizado simulaciones numéricas con un Cray C90 de una inversión magnética. Todo parece ocurrir como si la convección del núcleo estuviese permanentemente tratando de invertir la polaridad, sin embargo el campo magnético del núcleo sólido la inhibe. Parece ser que el núcleo sólido interno rota dos o tres veces más rápido que el manto y la superficie terrestre.
La hipótesis de Vine-Matthews
La hipótesis de Vine-Matthews fue propuesta como resultado de extensos estudios sobre anomalías magnéticas. Antes de exponerla debemos definir lo que entendemos por anomalía en geofísica. Muchas de las características a gran escala de la Tierra, por ejemplo los campos gravitacional y magnético, son medidos con gran precisión que se requieren de cinco a siete cifras para expresar su valor. Además, en conjunto tales campos presentan cambios uniformes característicos, sobre los que se superponen irregularidades locales. Con frecuencia es conveniente prescindir de estos caracteres generales en orden a hacer más destacables las características locales. En el proceso, el número de cifras significativas que es necesario usar se reduce a cuatro o menos. Una anomalía se define como la diferencia entre una cantidad medida y alguna referencia estándar que se escoge normalmente para representar en su conjunto y tan exactamente como sea posible variaciones mundiales. En el caso de la intensidad vertical del campo magnético, podemos escoger como nuestra referencia estándar la suma de la componente vertical del campo dipolar y la componente no-dipolar. Restando la intensidad vertical prevista de esta manera de la intensidad vertical observada obtendremos la anomalía magnética en el punto de observación.
Como las observaciones del campo magnético son más numerosas en los fondos marinos, se obtiene de ellas un modelo seguro. Paralelamente a las prominentes dorsales oceánicas, como la Dorsal Central Atlántica y la Dorsal Este del Pacífico, se orientan zonas de anomalías positiva y negativa alternadamente. Estas anomalías presentan un el alto grado de simetría de la distribución de] magnetismo alrededor de la cresta dorsal. El perfil este de la dorsal es casi imagen perfecta a través de un espejo del perfil oeste.
¿Qué es lo que produce estas anomalías, alargadas, simétricas respecto de las crestas dorsales, y similares océano a océano excepto por sus escalas de tamaño? F. J. Vine, investigador y estudiante de la Universidad de Cambridge y D. H. Matthews su supervisor publicaron en Nature en 1963 la audaz hipótesis de que las anomalías eran debidas a la magnetización termorremanente en rocas hasálticas de la corteza subyacente de los fondos oceánicos. Las franjas con anomalías positivas serían debidas a rocas imantadas en la dirección del campo terrestre, reforzándolo; las anomalías negativas se producirían si las rocas se imantasen en la dirección opuesta, oponiéndose al campo. Y ¿cuál es la causa que produce estas zonas de magnetización opuesta? La única explicación plausible que se nos ocurre inmediatamente, y que Vine y Matthews defendieron, es la reversión del campo magnético.
Unos pocos años antes, un grupo de expertos en paleomagnetismo habían establecido sólidamente la existencia de inversiones en el campo magnético y establecido mediante estudios detenidos sobre rocas de edad conocida, la época en que se produjeron las reversiones mas recientes. De estos trabajos surgió un prometedor método de datación de rocas recientes que se detalla en El tiempo geológico de D. L. Eicher y en Los océanos de K. K. Turekian. Sin embargo, las reversiones magnéticas son fenómenos a escala mundial ocurridos en momentos precisos del pasado y no eventos locales que afecten a franjas paralelas a las dorsales oceánicas. El único modo en que las reversiones pueden producir este tipo de anomalía es si las rocas del fondo marino se enfriaron pasando por el punto de Curie de sus minerales magnéticos, en momentos diferentes, lo que implica que la edad de las rocas basálticas aumenta con las distancias a las crestas dorsales.
Cerca de la cresta dorsal, el magma basáltico fluye hacia arriba desde el eje de la cadena oceánica, sufre una magnetización en la dirección actual del campo magnético mientras se enfría por debajo de la temperatura de Curie para formar un dique masivo, mientras se difunde lateralmente alejándose del eje. La repetición de este proceso conduciría a la formación de unos bloques de material magnetizado cada uno de ellos en la dirección del campo magnético dominante durante el enfriamiento. Inmediatamente antes de la reversión del campo magnético todas las rocas cercanas a la cresta dorsal estarán imantadas en la dirección del campo, que en el esquema supondremos que es como el actual. Sin embargo, acompañando a la reversión, nuevas inyecciones líquidas producirán rocas imantadas en la dirección opuesta.

El hecho de que la distancia cero de la cresta dorsal corresponda con el momento cero contado a partir del presente, demuestra que lo que realmente observamos es el movimiento relativo del fondo marino y de las crestas dorsales. La simetría se producirá automáticamente si la corteza submarina se va formando en las crestas dorsales y desplazándose en direcciones opuestas con igual velocidad. A este fenómeno se le llama desplazamiento del suelo marino
external image anomalia.gif


Anomalías magnéticas cerca de la cresta de la Dorsal Central Atlántica. Las áreas negras son anomalías positivas mientras las blancas son anomalías negativas.
El valor del desplazamiento del suelo marino se puede determinar a partir de las distancias a las crestas dorsales en las que se han encontrado reversiones magnéticas de edades conocidas. El "valor mitad del desplazamiento" en la Dorsal Central Atlántica y en la Dorsal Este del Pacífico son de 1 y 5 cm/ año respectivamente (estos son valores de desplazamiento de puntos del fondo marino con respecto a las crestas dorsales; dos puntos situados en flancos opuestos de las dorsales se separan con velocidad doble) Los valores del desplazamiento para otras dorsales son del mismo orden. Por comparación se pueden obtener los valores medios de la deriva continental: alrededor de 1 a 2 cm/año, similares a los valores del desplazamiento del suelo marino.

Si la idea de Vilne era acertada disponíamos de algo así como un magnetófono que había registrado la velocidad de la cinta transportadora oceánica (extensión de los océanos), siempre y cuando se conociese bien la historia de las inversiones magnéticas.

El año 1966 fue un año de ruptura para muchos geólogos, que empezaron a tomarse en serio el desplazamiento lateral de los continentes. El cambio de actitud para muchos de ellos fue tan brusco que simuló una revolución copernicana o una inversión magnética.

En la actualidad el satélite Langeos 2 mide la deriva continental. Situado a 5900 Km. de altura posee 426 reflectores que reciben haces de laser de 19 estaciones terrestres. Su precisión es de 2 mm por año.

La idea del desplazamiento del suelo marino viene apoyada por otras series de pruebas diferentes a las expuestas y derivadas del geomagnetismo. Con posterioridad a la publicación de la hipótesis de Vine-Matthews en 1963, se ha producido una rápida evolución de nuestras ideas sobre la tectónica en general. Y que merece una página aparte.



INVERSION DEL LA POLARIDAD MAGNETICA
INVERSION DEL LA POLARIDAD MAGNETICA



CORRIENTES DE CONVECCION

external image Subduccion%20color.jpg

El Núcleo irradia calor con facilidad, su composición metálica lo hace muy conductivo. Además, ambas partes del Núcleo (interno y externo), están en convección y el Núcleo externo, al estar fundido, fluye con mayor facilidad.
CORRIENTES DE CONVENCION
CORRIENTES DE CONVENCION

El Manto no es un buen conductor y, por tanto, tiende a acumular calor en las zonas próximas al Núcleo. El Manto caliente va adquiriendo menor densidad y ascendiendo hasta niveles superiores sin fundirse. En contacto con la Litosfera, el Manto se enfría, haciéndose más denso, y, tiende a descender a niveles inferiores. A este movimiento se le denomina convección.

De este modo, las zonas de ascenso gravitacional del Manto (menos denso y caliente) coinciden con zonas de dorsal, donde la Litosfera oceánica es arrastrada dejando paso a nuevos materiales volcánicos. Las zonas de descenso del Manto (más frías y densas) coinciden, a su vez, con zonas de subducción.


TIPOS DE BORDES

Las fronteras o límites entre placas se agrupan, de acuerdo a la forma relativa de su desplazamiento, en tres diferentes categorías


external image placas-tectonicas-movimiento.jpg


Zona de Fallas de Transformación

Ocurre cuando las placas se deslizan horizontalmente, una paralela a la otra, y son las menos comunes de encontrar. Ejemplo: La falla de San Andrés en California y la falla del norte de Anatolia en Turquía.



external image animacion8.gif



external image strikeslip_USGS_NPS.gif




external image falla-transform.jpg?w=300&h=212
FALLA DE SAN ANDRES
FALLA DE SAN ANDRES
FALLA DE SAN ANDRES
FALLA DE SAN ANDRES


Zona de divergencia (o de extensión)

Ocurre cuando las placas se alejan una de otras como resultado de nuevas formaciones de cortezas formándose en cantos océanicos y grietas continentales . Lo constituyen las dorsales oceánicas, como la Cordillera Centro-Atlántica, o dorsales continentales.

external image animacion6.gif

Las dorsales son cordilleras o cadenas montañosas de origen volcánico, que constituyen límites de las placas litosféricas. Un elemento típico de las fronteras de divergencia es la ocurrencia de actividad volcánica (mas que todo, de tipo efusiva).

Estas zonas de divergencia son en la que sustenta la Teoría de la Expansión del Piso Oceánico





BORDE DIVERGENTE
BORDE DIVERGENTE


Zona de convergencia o de compresión

Es cuando las placas colisionan una contra otra.
external image animacion7.gif





La Placa con mayor peso específico (usualmente una placa océanica) subduce bajo la más liviana, de allí que también se les conoce como zonas de subducción.
La costra continental tiene 10-70 km de espesor y se compone de un material parecido al granito. La costra oceánica tiene aproximadamente 5 km y una composición similar al basalto, lo cual la hace significativamente más densa que la continental.

Las zonas de subducción se identifican por ser las regiones más profundas del suelo oceánico (las Fosas Oceánicas)

Se pueden distinguir tres tipos de convergencia en placas:



Continental - Continental
(Placa de la India y Euroasia). Ejemplo: Himalayas

external image contcont.jpg



HIMALAYA
HIMALAYA


Continental - Oceánica
(Placa de Nasca y Sudamérica) Ejemplo: Los Andes

external image oceancont.jpg

LOS ANDES
LOS ANDES




Oceánica - Oceánica
(Placa de Nueva Guinea).


external image oceanocean.jpg



En un corte transversal a nivel de la superficie de la litósfera, se pueden encontrar los siguientes accidentes geográficos, en las zonas de convergencia océnica-oceánica

Sección típica de profundidades oceánicas
Sección típica de profundidades oceánicas



Donde:

Plataforma continental: Es el fondo marino que se extiende desde la línea de costa hasta unos 200 m de profundidad, donde usualmente se empieza a producir un incremento importante de la pendiente, hacia profundidades superiores.

Talud continental: Es la región del borde externo de un continente situada entre la plataforma continental y el fondo del océano profundo, entre 200 y 2000 m; a menudo muy inclinado.

Llanura abisal: Es una región extensa y plana del fondo oceánico entre 4000 m y 7000 m de profundidad.

Dorsal o Dorsal Océanica: Se encuentran en la zona donde divergen las placas, dentro de las zonas de extension. Llegan a elevarse hasta 3 km sobre el nivel medio del suelo oceánico. Dichas dorsales oceánicas constituyen la esencia de la tectónica de placas.


PRINCIPALES PLACAS TECTONICAS

external image placas-tectonicas.jpg

  • Placa Africana
  • Placa Antártica
  • Placa Arábiga
  • Placa Australiana
  • Placa de Cocos
  • Placa del Caribe
  • Placa Escocesa
  • Placa Euroasiática
  • Placa Filipina
  • Placa Indo-Australiana
  • Placa Juan de Fuca
  • Placa de Nazca
  • Placa del Pacífico
  • Placa Norteamericana
  • Placa Sudamericana

external image volcanes_y_terremotos_tectonica_de_placas_1.jpg

PLACAS TECTONICAS EN COLOMBIA
external image placas_col.jpg


ACTUALIDAD

En la actualidad hay ocho grandes placas tectónicas y un número mayor de placas pequeñas. Los terremotos se originan en los límites de las placas.

Los movimientos que se dan entre ellas pueden ser de acercamiento o colisión, es decir destructivo. De separación o constructivo y de movimientos laterales.

El proceso del movimiento es originado por las corrientes de convección del manto de la Tierra, liberando la energía acumulada en el interior de la misma. Esto se debe a la influencia que la temperatura en el magma del núcleo de la Tierra ejerce sobre los materiales, haciendo flotar a los más calientes y hundirse a los más fríos. Para comprender el movimiento de placas hay que recordar que el interior de la Tierra está formado por distintos materiales, algunos pesados, en estado sólido y muy densos, otros en estado viscoso. Estas diferencias provoca las corrientes de convección.

La placa de Nazca, que es el fondo del Océano, tiene un permanente movimiento de subducción, por debajo de la placa continental y al deslizarse por debajo de la otra produce los terremotos.

Las zonas de subducción son las regiones del planeta más expuestas a riesgos sísmicos y a tsunamis. Los terremotos son violentos desde Chile a Alaska y de Japón a Nueva Zelanda, pasando por Indonesia y Filipinas.

Los peores terremotos en A. Latina


El terremoto chileno es el último en una lista de fenómenos de ese tipo que en los últimos 50 años han causado centenares de miles de muertos en América Latina.
A continuación le ofrecemos un recuento de los peores terremotos registrados en la región a partir de 1960.

Haití: 12 de enero de 2010

Este sismo ha sido el más fuerte registrado en la zona desde 1770. Sus efectos fueron devastadores, con un saldo de muertos de más de 150.000.
El epicentro estuvo a 15 kilómetros de Puerto Príncipe, la capital, y según el Servicio Geológico de Estados Unidos, el sismo tuvo una magnitud de 7,0 grados.
El desastre dejó más 250.000 heridos y a un millón de personas sin hogar.

Costa Rica: 9 de enero de 2009

Al menos 34 personas murieron en un sismo de 6.2 grados en la escala de Richter, con epicentro a 32 kilómetros de la capital, San José. Se trató del temblor más intenso en las cercanías del volcán Poás en los últimos 150 años.

Perú: 15 de agosto de 2007

Un terremoto de 7,9 grados cuyo epicentro se situó en la costa central del país, a unos 45 kilómetros de Chincha Alta, causando la muerte a 519 personas y dejando a más de 300.000 sin hogar.

El Salvador: 13 de enero de 2001

En el mes de enero de 2001 en El Salvador un sismo de magnitud 7.6 en la escala de Richter en las costas salvadoreñas, provocó una gran devastación en buena parte del país.
El mayor impacto del sismo se registró en la Colonia "Las Colinas" de Santa Tecla. Allí, un alud de 150.000 metros cúbicos de tierra se desprendió de la Cordillera del Bálsamo, lo cual provocó que cerca de 200 casas quedaran sepultados y produjo la muerte de cientos de personas. Un mes después se produjo otro movimiento telúrico.

México: 19 de septiembre de 1985

Un terremoto golpeó la capital mexicana en 1985 y dejó un saldo de al menos 9.500 personas muertas.

Guatemala: 4 de febrero de 1976

El país centroamericano fue sacudido por un sismo de 7,6 en la escala de Richter. Se calcula que aproximadamente 25.000 personas perdieron la vida.

Nicaragua: 23 de diciembre de 1972

Hasta 10.000 personas mueren en la capital nicaragüense, Managua, a causa de un terremoto que mide 6,5 grados.

Perú: 31 de mayo de 1970

Un terremoto en los Andes peruanos provoca un desprendimiento de tierra que entierra la ciudad de Yungay y mata a unas 66.000 personas.

Chile: 22 de mayo de 1960

El "terremoto de Valdivia" fue el mayor movimiento telúrico jamás registrado: marcó 9,5 grados en la Escala Richter y dejó más de 2.000 muertos.

A consecuencia del temblor, se generaron varias olas gigantes o tsunamis que borraron del mapa a ciudades enteras de la costa chilena y causaron víctimas mortales a cientos de kilómetros de distancia: 138 muertos en Japón, 61 en Hawaii y 32 en Filipinas.
Chile es uno de los países en que ocurren anualmente más temblores, debido a que gran parte de su territorio está expuesto al constante choque de las placas tectónicas de Nazca y de Sudamérica.

¿Qué es un tsunami?

Un tsunami es una ola o serie de olas que se producen en una masa de agua al ser empujada violentamente por una fuerza que la desplaza verticalmente. Terremotos, volcanes, derrumbes costeros o subterráneos e incluso explosiones de gran magnitud pueden generar este fenómeno.

El brusco movimiento del agua desde la profundidad genera un efecto de 'latigazo' hacia la superficie que es capaz de lograr olas de magnitud impensable . Teniendo en cuenta que la profundidad habitual del Océano Pacífico es de unos 4.000 metros, se pueden provocar olas que se mueven a 700 km/h. Y como las olas pierden su fuerza en relación inversa a su tamaño, al tener 4.000 metros puede viajar a miles de kilómetros de distancia sin perder mucha fuerza.

Sólo cuando llegan a la costa comienzan a perder velocidad , al disminuir la profundidad del océano. La altura de las olas, sin embargo, puede incrementarse hasta superar los 30 metros (lo habitual es una altura de seis o siete metros).
La causa más frecuente para la formación de olas gigantes son los terremotos ocurridos en el fondo marino. Cuando éste se mueve violentamente en sentido vertical, el océano ve alterado su equilibrio natural. Cuando la inmensa masa de agua trata de recuperar su equilibrio, se generan las olas gigantescas.

Su tamaño dependerá de la magnitud del seísmo y de la deformación vertical del fondo marino. No todos los terremotos generan tsunamis, sino sólo aquellos de magnitud considerable, que ocurren bajo el lecho marino y que son capaces de deformarlo.
Si bien cualquier océano puede experimentar un tsunami, es más frecuente que ocurran en el Océano Pacífico , donde son también más comunes los terremotos de magnitudes considerables (especialmente las costas de Chile, Perú y Japón).
Además el tipo de falla que ocurre entre las placas de Nazca y Sudamericana (donde se ha producido el sismo que azotado Chile), llamada de subducción -cuando una placa se va deslizando bajo la otra- hacen más propicia la deformidad del fondo marino y, por ende, los tsunamis u olas gigantes.

Precisamente por eso los más devastadores casos de olas gigantescas han ocurrido en el Océano Pacífico, pero también se han registrado casos en el Atlántico e incluso en el Mediterráneo. Un gran tsunami acompañó los terremotos de Lisboa en 1755, el del Paso de Mona de Puerto Rico en 1918, y ee de Grand Banks de Canadá en 1929.

chile.jpg
terremoto en Chile
terremoto en Chile

terremoto2.jpg
terremoto en Chile 2

terremoto en Chile 2

placas tectonicas


external image placas+t%C3%A9ctonicas.gif

external image moz-screenshot.png external image moz-screenshot-1.pngplacas_tectonicas_de_la_tierra.png